Top Ad 728x90

miércoles, 2 de agosto de 2017

El gobierno tras la ofensiva

Estamos en agosto, acercándonos al cierre del primer año del actual período del presidente Danilo Medina. El gobierno luce muy percibido de ello y empieza a pasar balance, después de la etapa crítica que confrontó tras el escandaloso caso de Odebrecht.

Una circunstancia aparentemente fortuita le brindó al presidente Medina la oportunidad para presentar una especie de rendición de cuentas improvisada que devino en una pieza discursiva que ameritó la atención del país.
El párroco Benito Cruz Lantigua, de la capilla San Juan Bautista en Santiago, al bendecir una escuela construida por el gobierno le recordó al mandatario que la comunidad tiene también otras prioridades más allá de la educación. Pasadas por alto, las expresiones del cura vendrían a ser la reiteración de una percepción de que el gobierno está tembloroso, a la defensiva. El Presidente tomó el micrófono y presentó resultados de su gestión. Tantos detalles que sorprendió a la audiencia.
Más allá de las escuelas, viviendas, salarios, agropecuaria y acompañamiento de productores, tanda extendida, tecnología en las escuelas, para niños y profesores, proyecto de mejoría de los hospitales.
El hecho habría llevado al gobierno al convencimiento de que al acercarse el primer año del actual período, sería oportuno empezar a decir lo que hace.
El anuncio de la gobernación del Banco Central el pasado jueves de liberar RD$20,423.2 millones del encaje legal para contribuir a dinamizar la economía y la flexibilización de las tasas de interés encaja en el contexto.
Ayer, el gobierno igual se dejó sentir en los medios electrónicos, donde desplegó un equipo de defensa. El consultor jurídico del Poder Ejecutivo Flavio Darío Espinal; el ministro de Hacienda Donald Guerrero Ortiz; un viceministro de la Presidencia, Juan Ariel Jiménez, y el director de Información, Análisis y Programación Estratégica de la Presidencia (DIAPE) Ramón Tejada Holguín, se empeñaron en divulgar las ejecutorias del gobierno.
Hay un esfuerzo concertado, con el mismo discurso, para destacar los avances en la agenda social, estabilidad macroeconómica, crecimiento del PIB, infraestructuras y gobernabilidad tranquila.
Es decir, que al aproximarse el primer año del período, el gobierno se empeña en presentar sus resultados, con el estratégico propósito de salir de la incómoda defensiva en que se encuentra desde diciembre pasado.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Top Ad 728x90